¿Qué sabes?

1. Todos los seres humanos nacemos en una familia que, desde la más temprana edad nos enseña determinados tipos de conductas. Señala tres conductas que hayas aprendido en tu familia.

2. Señala, asimismo, tres conductas que hayas aprendido fuera de tu familia, especificando, además, donde las has aprendido.

3. Si nos comportamos tal como nos enseñan en la sociedad en la que nacemos ¿significa esto que no somos libres? Razona tu respuesta.

4. ¿Qué semejanzas y qué diferencias existen entre el comportamiento humano y el comportamiento animal?

5. Un filósofo español, José Ortega y Gasset, decía que “el ser humano escribe la novela de su propia vida con la pluma de la libertad”. ¿Qué significa esta expresión?

6. ¿Qué es lo “bueno” y qué lo “malo”?

7. Las ideas que posees sobre lo bueno y lo malo, ¿de dónde las has sacado?

8. Hablar de moral es hablar de “derechos”; ¿qué significa la palabra “derecho”?

mafalda1

Vamos a  leer un texto a propósito de lo que es la ética para Fernando Savater:

“Hay ciencias que se estudian por simple interés de saber cosas nuevas; otras, para aprender una destreza que permita hacer algo; la mayoría, para obtener un puesto de trabajo y ganarse con él la vida. Abundan los conocimientos muy interesantes pero sin los cuales se puede vivir.

Lo que quiero decir es que ciertas cosas uno puede aprenderlas o no, a voluntad. Como nadie es capaz de saberlo todo, no hay más remedio que elegir y aceptar con humildad lo mucho que ignoramos. Ahora bien, otras cosas hay que saberlas porque en ello nos va la vida, por ejemplo, debemos saber que saltar del sexto piso por el balcón no es bueno para la salud.

Por eso decimos que entre todos los saberes posibles existe al menos uno imprescindible: el de que ciertas cosas  nos convienen y otras no. No nos conviene beber lejía si queremos seguir vivos. De modo que a lo que nos conviene le decimos “bueno” y a lo que no nos conviene “malo”. Saber lo que nos conviene, es decir, distinguir entre lo bueno y lo malo, es un conocimiento que todos intentamos adquirir por la cuenta que nos trae.

  El problema es que a veces no sabemos qué es lo bueno y qué lo malo: la mentira es algo en general malo, porque destruye la confianza en la palabra y enemista a las personas; pero a veces parece útil mentir para obtener alguna ventajilla o para hacerle un favor a alguien: ¿es mejor decirle al enfermo de cáncer incurable la verdad sobre su estado o se le debe engañar para que pase sin angustia sus últimas horas?

 Lo de saber vivir  no es fácil porque hay criterios distintos acerca de lo qué debemos hacer: ¿vivir a tope? ¿vivir ayudando a los demás?....

  Y aquí llegamos a la cuestión: sabemos lo que debemos hacer porque somos libres: podemos decir sí o no, aunque también está claro que no podemos hacer cosas que estén fuera de nuestra naturaleza: no puedo querer volar como un pájaro porque no soy un pájaro sino un ser humano…

Acabando. A diferencia de otros seres, vivos o inanimados, los seres humanos podemos inventar y elegir en parte nuestra forma de vida. Podemos optar por lo que nos parece bueno, es decir, conveniente para nosotros, frente a lo que nos parece malo e inconveniente. Y como podemos inventar y elegir, podemos equivocarnos, que es algo que a los animales no suele pasarles porque sus acciones vienen determinadas por su código genético. De modo que parece prudente fijarnos bien en lo que hacemos y procurar adquirir un cierto saber vivir que nos permita acertar. A ese saber vivir, o arte de vivir si prefieres, es a lo que llaman ética, aunque tendremos que ir matizando el término.

(Adaptación de “Ética para Amador” de Fernando Savater)

 

  1. ¿De qué saber imprescindible se habla en el texto?
  2. ¿Cómo se explica en este texto lo que es la libertad?
  3. Según este texto, ¿qué es bueno? ¿y lo malo?
  4. ¿Qué nos diferencia de los animales?
  5. ¿Qué es la ética para este autor?
  6. Busca información sobre este filósofo español.

 

mafalda2

 

Pasemos a continuación a analizar algunos problemas morales:

Adolfo Sánchez Vázquez, en su obra “Ética”, propone una serie de problemas morales  y éticos que recogemos a continuación para reflexionar sobre los mismos e ir viendo lo que es la moral y la ética.

“En las relaciones cotidianas de unos individuos con otros surgen constantemente problemas como estos:

- ¿Debo cumplir la promesa X que hice ayer a mi amigo Y, a pesar de que hoy me doy cuenta de que su cumplimiento me producirá ciertos daños?

- Si alguien se acerca a mí sospechosamente en la noche y temo que pueda atracarme,

¿debo disparar sobre él, aprovechando que nadie puede observarme, para evitar el riesgo de ser atacado?

-¿Debo decir la verdad siempre o hay ocasiones en que debo mentir?

- Quien en una guerra de invasión sabe que su amigo Z está colaborando con el enemigo, ¿debe callar, movido por la amistad, o debe denunciarlo por traidor?

- Si un individuo trata de hacer el bien y las consecuencias de sus actos son negativas para aquellos a los que se proponía favorecer, ya que les causa más daño que beneficio, ¿debemos considerar que ha actuado correctamente, desde un punto de vista moral, cualesquiera que hayan sido los resultados de su acción?

En situaciones como las que acabamos de enumerar a modo de ejemplo, los individuos se enfrentan a la necesidad de ajustar su conducta a normas que se tienen por más adecuadas o dignas de ser cumplidas. Esas normas son aceptadas íntimamente y reconocidas como obligatorias, de acuerdo con ellas los individuos comprenden que tienen el deber de actuar de una manera u otra. En esos casos decimos que el hombre se comporta moralmente, y en este comportamiento suyo se pone de manifiesto una serie de rasgos característicos que lo distinguen de otras formas de conducta humana.

A este comportamiento práctico-moral que se da en las formas más primitivas de comunidad, sucede posteriormente la reflexión sobre él. Los hombres no sólo actúan moralmente, sino que también reflexionan sobre ese comportamiento práctico y lo hacen objeto de su pensamiento. A diferencia de los problemas práctico-morales, los éticos se caracterizan por su generalidad.

El problema de qué hacer en una situación determinada es un problema moral, en cambio, definir lo bueno es un problema ético”.

      a) ¿Qué piensas que habría que hacer en cada uno de los casos que plantea el autor? Expón, además, las razones de tu decisión.

     b) A la vista del texto, explica en qué consiste la moral.

     c) Elabora una definición de ética a partir del texto.

 

MAFALDA_PADRE

A continuación veamos la relación entre la moral, la ética y la política:

La palabra moral viene de mos, que significa “costumbre” o “hábito”.

La moral es el conjunto de comportamientos, actitudes y valores (un valor es una cualidad objetiva que atribuimos a las personas, los animales o las cosas) que se transmiten mediante la costumbre o la tradición dentro de un grupo humano determinado y que obliga a todos sus miembros.

Este conjunto de  normas, valores aceptado por una sociedad se cristaliza en un sistema de reglas de comportamiento o código moral. Este código no siempre está escrito, pero los individuos saben si sus actos están de acuerdo o no con dicho código.

Los actos humanos relacionados con el código moral son los denominados hechos morales. Son aquellos que los individuos realizan de manera consciente, libre y voluntaria, y que pueden clasificarse no solo de buenos o malos, también de honestos o deshonestos, justos o injustos…Los seres humanos reaccionamos de manera diferente ante circunstancias parecidas.

Según se ajusten al código moral o no se distinguen tres tipos de actos:

-Actos morales: aquellos que se ajustan a las normas de moralidad, como pagar cabalmente los impuestos.

-Actos inmorales: los que no se ajustan a las normas de moralidad contenidas en el código moral, como conducir con un exceso en el nivel de alcoholemia.

-Actos amorales. Los que no guardan relación con ninguna norma moral, por ejemplo, echarse la siesta.

  La moral guía nuestras actuaciones y nos indica lo correcto o incorrecto de una acción. Las morales particulares de las personas pueden coincidir en muchos aspectos, pero también diferenciarse en algunas exigencias. Estas diferencias son mucho mayores entre miembros de diferentes culturas. Así, lo que en una de ellas puede ser normalmente aceptado, en otra puede ser objeto de una prohibición muy severa.

La palabra ética viene de éthos, que significa “carácter”.

La ética es la reflexión de carácter filosófico, basada en el análisis crítico y la razón, sobre la oportunidad y conveniencia de las distintas morales, pero también la formación y consolidación del carácter mediante la adquisición de una serie de hábitos o costumbres.

La reflexión ética consiste en.

-Someter a crítica nuestros propios criterios morales y los de los demás. Este ejercicio proporcionará una idea, más o menos razonada, de lo que está bien y lo que está mal, y conformar una moral particular, que suele coincidir en lo esencial con la de otras personas del grupo social o cultural.

-Reflexionar sobre la propia vida. Esta actividad permite plantearnos su sentido, hacia dónde nos dirigimos y qué nos proponemos.

-Buscar las razones por las que defendemos una idea y no otra. La reflexión ética exige que nos responsabilicemos de nuestras opiniones y que las defendamos con argumentos.

  La política es la disposición a reflexionar sobre la administración y el gobierno de una sociedad y  a actuar sobre ellos mediante el uso del poder y la autoridad. También consiste en realizar el análisis de los principios ideológicos (conjunto de ideas, opiniones y creencias de carácter social, religioso o político que constituyen una visión del mundo) desde un punto de vista ético.

  Actuar en política podría considerarse una de las actividades más nobles del ser humano, ya que implica una labor de servicio hacia los demás en la que se intentan superar conflictos y problemas mediante el sentido común y el diálogo. Sin embargo, en ocasiones se utiliza como medio para obtener el beneficio individual de dominio sobre la sociedad.

 


El caso de María:

María es una joven de 15 años a quien sus padres, siguiendo la tradición, la quieren obligar a casarse con un hombre mayor y rico. María no quiere casarse con un hombre a quien no ama y que no va a hacerla feliz. Al final, María no puede evitar casarse con el hombre a quien sus padres han elegido para ella, sin embargo, decide fundar una asociación de lucha en contra del matrimonio obligatorio con el fin de que el Estado de su país legisle en contra y suprima esta práctica contraria a los derechos humanos.

Contesta: ¿dónde está la moral, la ética y la política en este caso?